Osteopatía y dolor lumbopélvico en embarazadas

dolor-pelvico-en-embarazadas

Más de dos tercios de las mujeres embarazadas experimentan dolor lumbar (DL) y aproximadamente el 20% dolor pélvico (DP) durante el embarazo. La sintomatología es de etiología desconocida aún, pero parece estar relacionada con los cambios físicos que se producen en este periodo, y puede oscilar desde la rigidez, entumecimiento y dolor mecánico o neurológico a la incapacidad total. Las mujeres pueden comentar que presentan molestias para dormir y dificultad para realizar sus actividades de la vida diaria, siendo causas de absentismo laboral y de posibles secuelas en el postparto.

Patologías frecuentes en embarazadas

Además del dolor lumbopélvico (DLP), las mujeres embarazadas padecen otras patologías, tales como el síndrome del piramidal, lumbociáticas de origen discal, disfunción de la sínfisis del pubis, coxigodinia, dolores costales, inestabilidad articular en rodillas o tobillos, síndrome del túnel carpiano, calambres musculares y/o dolor de los ligamentos uterinos. Cabe también mencionar problemas vasculares como varices y hemorroides, estreñimiento o disfunciones del tracto urinario inferior que, aunque no son de origen musculoesquelético, su prevalencia las hace importantes.

¿Qué es el dolor lumbopélvico y a qué se le asocia?

Este DLP, por consiguiente, es un dolor en la región sacro-glútea, que puede variar durante el embarazo y asociarse a dolor lumbar o a dolor en la sínfisis del pubis. Puede ser punzante, sordo o cortante y suele empeorar con los movimientos de los miembros inferiores. Su etiología, como hemos dicho aún desconocida, parece derivada de la combinación de múltiples mecanismos, participando en su aparición varios factores:

  • La hormona relaxina, que está implicada en la composición del colágeno, y, por tanto, en la posible inestabilidad pélvica.
  • Las adaptaciones posturales que se producen durante el embarazo, por el aumento de la lordosis lumbar.
  • Los cambios de la pared abdominal, asociado al aumento de peso.

Además, podemos afirmar que parece que hay factores predisponentes que afectan al sistema de estabilización pélvica, pudiendo dar lugar a lesión de los tejidos blandos y consecuentemente, activar los mecanismos de adaptación al dolor que pueden causar la cronificación de la enfermedad.

La fisioterapia y la osteopatía obstétrica, a través de la reeducación abdominopélvica, intenta favorecer la reversión de las modificaciones fisiológicas que se producen en este compartimento, para permitir el crecimiento uterino durante el embarazo y el parto.

Objetivos del osteópata obstétrico

La finalidad del trabajo del fisioterapeuta-osteópata obstétrico, va a ser:

  • La reeducación y la estabilidad de la zona abdominopélvica, y en especial atención, de la musculatura del suelo pélvico para evitar la incontinencia urinaria, las disfunciones anorrectales y los problemas de estabilidad pélvica (DLP).
  • La preparación física al parto. Esta debe realizarse, a partir del segundo trimestre, con sesiones individuales y trabajo en grupo, donde se combine teoría (respiraciones, posturas, pujos, etc.) y práctica. Se recomienda, al menos, 4 sesiones de ejercicio a la semana de unos 50-60 minutos, combinando ejercicio aeróbico con ejercicios en colchoneta, balones, gomas y en agua. Las sesiones individuales nos servirán para valorar la movilidad de las articulaciones de la pelvis y la zona lumbar, ver el tono de la musculatura abdominal, paravertebral y el diafragma, trabajar la postura y tratar de forma específica si se requiere cualquier disfunción somática o patología que aparezca.
  • Romper el círculo vicioso de miedo-tensión-dolor, reduciendo las molestias que se puedan presentar y previniendo las posibles secuelas del posparto.
  • Aumentar la coordinación y el equilibrio, favorecer el tránsito intestinal y activar la circulación.

¿Cómo llegamos a esos objetivos?

A través de:

  • Educación e información
  • Ejercicio físico
  • Terapia manual y osteopatía

Recomendaciones

Comentar, que las recomendaciones sobre el ejercicio físico durante el embarazo han ido cambiando a lo largo de la historia. Desde recomendaciones en el año 1950 sobre no practicar deporte y continuar con las labores cotidianas del hogar, a la tendencia actual, donde se piensa que la realización de ejercicio físico durante el embarazo aporta beneficios tanto para la madre y como para el feto.

Sigue habiendo controversia respecto al tipo de ejercicio, la intensidad de este y la recomendación para su comienzo. Pero parece ser, que la práctica de ejercicio físico de intensidad moderada es la más efectiva (sin superar el 70% de su FC máxima), y su comienzo, más cómodo y seguro sería, durante el segundo trimestre.

Se recomienda que esté supervisado, mejorando la adherencia al tratamiento y dando mayor confianza a la embarazada. Y, se sabe que el ejercicio físico puede ayudar a reducir el aumento excesivo de peso durante la gestación y que puede también reducir la probabilidad de optar por un parto por cesárea.

POR TODO ESTO, NO DUDES EN BUSCAR EL APOYO DE UN FISIOTERAPEUTA-OSTEÓPATA ESPECIALIZADO EN ESTE CAMPO PARA AYUDARTE EN TU EMBARAZO

Bibliografía

  1. Walker C. Fisioterapia en obstetricia y uroginecología. Barcelona: Ed Elsevier Masson; 2006.
  2. Stephenson RG, O`Connor LJ. Fisioterapia en obstetricia y ginecología. Madrid: 2a ed. Madrid: McGraw-Hill-Interamericana; 2003.
  3. Hall H, Cramer H, Sundberg T, Ward L, Adams J, Moore C, et al. The effectiveness of complementary manual therapies for pregnancy-related back and pelvic pain: A systematic review with meta-analysis. Medicine (Baltimore). 2016 Sep;95(38):e4723.
  4. Liddle SD, Pennick V. Interventions for preventing and treating low-back and pelvic pain during pregnancy. In: Cochrane Database of Systematic Reviews [Internet]. John Wiley & Sons, Ltd; 2015. Available from: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD001139.pub4/abstract
  5. Wang S-M, Dezinno P, Maranets I, Berman MR, Caldwell-Andrews AA, Kain ZN. Low back pain during pregnancy: prevalence, risk factors, and outcomes. Obstet Gynecol. 2004 Jul;104(1):65–70.
  6. Barakat R, Pelaez M, Lopez C, Lucia A, Ruiz JR. Exercise during pregnancy and gestational diabetes-related adverse effects: a randomised controlled trial. Br J Sports Med. 2013 Jul 1;47(10):630–6.
  7. Ruiz JR, Perales M, Pelaez M, Lopez C, Lucia A, Barakat R. Supervised Exercise–Based Intervention to Prevent Excessive Gestational Weight Gain: A Randomized Controlled Trial. Mayo Clin Proc. 2013 Dec 1;88(12):1388–97.

Artículo realizado por:

Lorena Alba Rosales – Fisioterapeuta y Osteópata CO

¿Tienes este problema?

¡Ponte en las mejores manos!

La Clínica-Escuela de la Escuela de Osteopatía de Madrid ofrece un servicio clínico a través del trabajo profesional de fisioterapeutas finalizando sus estudios en Osteopatía, junto con profesores de la EOM de amplia trayectoria asistencial y docente.

Todavía sin comentarios, ¡sea el primero!

¿Te ha gustado el articulo? Déjanos un comentario.