¿Tu mandíbula hace clic? 5 hábitos para solucionar este problema

manibula-hace-clic

Cuando abres y cierras la boca la mandíbula  ¿hace “click”? ¿Te has quedado alguna  vez con la boca abierta bloqueada y no podías cerrarla? ¿Alguna vez al masticar te suena un crujido por delante del oído? ¿Cuándo abres la boca al máximo la mandíbula se desplaza a izquierda o derecha? 

Si has contestado que sí a alguna de la preguntas, seguramente tengas un problema en la articulación de la mandíbula, en la ATM. Esta articulación, igual que las rodillas tiene un menisco en su interior, cuando no esta en su sitio, entorpece el movimiento de la mandíbula al abrir y/o cerrar produciendo un sonido seco y audible desde fuera, el famoso “click” o chasquido meniscal.

Este chasquido puede ser indoloro durante tiempo, pero no por ello hay que restarle importancia clínica, puesto que nos esta avisando de que la articulación está sufriendo y se está degenerando.

Es interesante acudir a un especialista en mandíbula para identificar la globalidad de la situación, el cirujano maxilofacial y el fisioterapeuta osteópata experto en craneomandibular son los profesionales indicados.

Pero mientras te pones en manos de un profesional, te sugiero cinco hábitos sencillos que van a quitarle estrés a tu mandíbula, van a proteger al menisco y van a frenar la degeneración de tu articulación.

5 hábitos que van a quitarle estrés a tu mandíbula

1.-Controla tus bostezos.

Puedes bostezar siempre que el cuerpo te lo pida, pero cuidado, cuando bostezamos realizamos una apertura bucal máxima y descontrolada que puede acabar en un desagradable chasquido o lo que es peor, en un bloqueo sin poder cerrar. Te invito a que bosteces con la lengua pegada al paladar, no es un bostezo tan placentero, pero protegerás la zona.

2.-Evita morder alimentos con la boca abierta al máximo.

Cuando mordemos una manzana, un bocadillo, una hamburguesa de 2 pisos….necesitamos abrir la boca al máximo y luego apretar los músculos de la masticación,  pues bien, este gesto provoca un “efecto palanca” en la articulación muy lesivo. Te sugiero a que elijas dar bocados más pequeños, cuidaras tus articulaciones y ganarás elegancia.

3.-Dile adiós al chicle.

Comer chicle es uno de los hábitos más lesivos para la mandíbula. Piensa en un rumiante, en una vaca por ejemplo o en alguien comiendo chicle descaradamente…la mandíbula esta realizando un ejercicio asimétrico que se convierte en un microtraumatismo multiplicado por 1000 veces que mastica el chicle en un ratito…Cambia mascar chicle por chupar caramelos, sin azúcar por supuesto.

4.-Mastica por los dos lados.

Todos tenemos una preferencia a la hora de masticar, izquierda o derecha, como en política. Al masticar del lado derecho, por ejemplo, el que se va estresando más es el izquierdo, lejos de lo que pudiera parece más lógico. Por lo que te animo a masticar de manera consciente alternando un lado y otro. De este modo, equilibraras las fuerzas que aplicas a tu mandíbula e ingerirás menos al comer más consciente.

5.-No hables sujetando el teléfono entre cara y hombro.

Este hábito que todos en algún momento hemos realizado es fuente de tensión y dolor, no solo en las cervicales sino también en la mandíbula. Es un gesto asimétrico y nada funcional, aunque nos resulte muy socorrido para tener las manos libres y poder seguir con nuestra rutina mientras hablamos por teléfono. Te recomiendo usar un auricular con micro si es un gesto laboral para tí o pon el manos libres.

Artículo realizado por:

                                     María José Núñez Prado  (Fisioterapeuta D.O)

Especialista en patología craneomandibular | Directora de consulta Afisiónate Madrid

¿Tienes este problema?

¡Ponte en las mejores manos!

La Clínica-Escuela de la Escuela de Osteopatía de Madrid ofrece un servicio clínico a través del trabajo profesional de fisioterapeutas finalizando sus estudios en Osteopatía, junto con profesores de la EOM de amplia trayectoria asistencial y docente.

Todavía sin comentarios, ¡sea el primero!

¿Te ha gustado el articulo? Déjanos un comentario.