Clínicas EOM

La Clínica-Escuela de la Escuela de Osteopatía de Madrid ofrece un servicio clínico a través del trabajo profesional de fisioterapeutas finalizando sus estudios en Osteopatía, junto con profesores de la EOM de amplia trayectoria asistencial y docente.

La Clínica cuenta con ocho salas preparadas para su pleno uso por parte de los profesionales de la EOM, una infraestructura de organización y servicios, salas para sesiones clínicas, procesos de investigación, etc.

El trabajo en equipo y la seguridad clínica en el tratamiento osteopático son las bases principales de nuestro trabajo, destinado a ofrecer la mejor asistencia a nuestros pacientes.

El objetivo de la clínica es completar la formación de los alumnos con casos clínicos osteopáticos reales supervisados.

Indicaciones osteopáticas

El tratamiento osteopático en el recién nacido es una disciplina muy conocida por su eficacia y prevención. Se tratan las patologías más comunes que afectan al neonato como la plagiocefalia, las otitis de repetición, tortícolis congénita, escoliosis, pie zambo, luxación congénita de cadera, PCI, hiperactividad, bronquiolitis, etc.

No se debe olvidar el tratamiento de la embarazada y sus trastornos, teniendo en cuenta que puede estar perturbando al normal desarrollo del feto. En el momento del alumbramiento, pueden existir dificultades y necesitar de ayudas indispensables que pueden afectar al recién nacido.

En el tratamiento nos basamos en técnicas articulares donde se ejerce una serie de presiones para tratar las deformidades, y cuando llegan a la edad de seis o siete años, las técnicas que se utilizan son muy semejantes a las que se emplean en el adulto.

Aunque la Osteopatía no siempre suprime la hernia en sí, en un elevado porcentaje de los casos consigue evitar posibles intervenciones quirúrgicas, al disminuir los síntomas producidos por la hernia y mejorar la función del segmento.

El tratamiento incluye manipulaciones articulares, tratamiento de tejidos blandos y técnicas de flexión-distracción (la flexión-distracción asociada a las otras técnicas osteopáticas permite actuar a nivel del disco intervertebral, bombeándolo y disminuyendo el edema discal; actúa también sobre ligamentos, cápsulas articulares, músculos, mejorando la circulación local tisular y suprimiendo el dolor referido que está en relación con estos elementos).

Está indicada también en los dolores de los miembros, tales como periartritis escápulo-humeral, algias musculares, etc. El tratamiento osteopático es de especial interés en las lesiones deportivas y también en dolores crónicos de tipo artrósico. La Osteopatía puede utilizarse igualmente como una terapia preventiva que evita las recidivas y la aparición de nuevos cuadros sintomáticos.

Gracias a la osteopatía craneal se pueden tratar muchas patologías de diversa etiología, como cefaleas y migrañas, problemas oculares, de oído, sinusitis y rinitis, problemas de articulación temporomandibular

Asociado al tratamiento ortodóntico, el tratamiento osteopático permite tratar eficazmente dolores de las articulación temporomandibular. Tiene una aplicación eficaz en el tratamiento de los trastornos oclusales (clases 1, 2, 3 y de oclusión dental).

Un paciente con alteraciones oclusales presenta igualmente un trastorno postural asociado. Su tratamiento osteopático actúa sobre la oclusión y sobre los trastornos posibles de la deglución que el paciente pueda presentar.

Ciertos desequilibrios funcionales del sistema visceral encuentran en la Osteopatía su solución: es el caso de trastornos como gastritis, hernia de hiato, molestias intestinales, estreñimiento, trastornos digestivos en relación con la vesícula biliar o trastornos menstruales (dismenorreas, síndrome intermenstrual y algunas otras patologías de la esfera genital). Es igualmente de buena ayuda en el asma, incontinencia de orina del postparto, dolores del coxis.

El tratamiento visceral muy a menudo puede ser necesario para aliviar ciertos dolores del aparato locomotor: en efecto el sistema visceral proyecta a veces su sufrimiento a nivel de raquis (reflejos viscerosomáticos).

Las algias vertebrales representan el motivo más frecuente de consulta en osteopatía: cervicalgias, tortícolis, neuralgias cervicobraquiales, dorsalgias, lumbalgias, ciáticas o cruralgias son patologías donde la Osteopatía es muy eficaz.

Está indicada también en los dolores de los miembros, tales como periartritis escápulo-humeral, algias musculares, etc… El tratamiento osteopático es de especial interés en las lesiones deportivas y también en los dolores crónicos de tipo artrósico… La Osteopatía puede utilizarse como una terapia preventiva que evita las recidivas y la aparición de nuevos cuadros sintomáticos.

No siempre existe una correlación entre el segmento en disfunción osteopática y la zona que presenta el dolor: muchas veces la zona dolorosa se debe a un segmento hipermóvil que compensa una zona hipomóvil de fijación articular (hipomovilidad). Esta puede estar ubicada por encima o por debajo de la región que presenta los síntomas.

El tratamiento de las zonas hipomóviles de fijaciones articulares, permite que disminuyan las compensaciones hipermóviles, aminorándose la inflamación de estas y permitiendo igualmente la desaparición o disminución del dolor.

Clínicas EOM

Contacto