Osteopatía y cefalea cervicogénica

cefalea-cervicogenica-2

¿Tienes dolores crónicos de cabeza? Descubre en este artículo si tienes cefalea cervicogénica y cómo tu osteopata de confianza puede tratarla.

¿Qué es? Definición

La cefalea cervicogénica se describe como un síndrome de dolor referido en cabeza y cara, originado por lesiones en la columna y tejidos blandos cervicales.

La cefalea cervicogénica es frecuente, y afecta preferentemente a mujeres en la edad media de la vida. El dolor es estrictamente unilateral, con predominio en la región occipital pero con afectación también de la región frontal. La cefalea es moderada en general, no pulsátil y puede acompañarse de náuseas, vómitos y fotoaudiofobia pero con intensidad mucho menor que en la migraña. El patrón temporal es remitente o crónico.

El término fue introducido por primera vez en 1983 por Sjaastad y cols. para describir una cefalea cuyas características principales eran la unilateralidad y los síntomas indicativos de afectación cervical. La cefalea cervicogénica es una vía final o un patrón de reacción frente a los estímulos nociceptivos generados en una o varias estructuras del cuello, inervadas por nervios cervicales, incluyendo discos intervertebrales, articulaciones interapofisarias, nervios, inserciones musculares, etc.

Estas estructuras pueden dar dolor no sólo a nivel local en caso de estar afectadas por alguna lesión o disfunción, sino que también pueden dar dolor referido a otras zonas alejadas de su localización anatómica, como es la cabeza en este caso.

Por lo tanto cualquier elemento nociceptivo presente en la columna cervical (sobre todo en la superior) que se vea sobreestimulado puede ocasionar este trastorno, como pueden ser las raíces dorsales de C1 a C7, las articulaciones cigoapofisarias de C2-C3 a C6-C7, los discos intervertebrales hasta C7, la musculatura cervical como el trapecio, esternocleidomastoideo y musculatura suboccipital, los nervios periféricos occipital mayor y menor y nervio auricular mayor y la arteria vertebral con su plexo simpático.

Diagnóstico de la cefalea cervicogénica

1. Criterios fundamentales

Signos y síntomas relacionados con el cuello.

  • Provocación del cuadro de cefalea por:
    • Movimientos de cuello y/o posturas forzadas de la cabeza mantenidas.
    • Presión externa sobre la región occipital o cervical del lado sintomático.
  • Reducción de la amplitud articular cervical
  • Dolor difuso homolateral en cuello, hombro y extremidad superior, de carácter no radicular; ocasionalmente, dolor en el miembro superior de origen radicular.

(En el punto 1 los criterios están descritos de orden de mayor a menor importancia. Es obligatorio que uno o más estén presentes. El punto 1a es suficiente como criterio diagnóstico. La combinación del punto 1b y 1c puede ser suficiente).

2. Confirmación por bloqueos anestésicos

El punto 2 sólo es obligatorio en estudios científicos.

3. Afectación unilateral, sin cambio de lado

En los casos típicos, el dolor es unilateral pero puede cruzar la línea media en episodios graves, pero siempre con una preponderancia en el lado afectado.

4. Características de la cefalea:

  • Dolor de intensidad moderada/grave y no pulsante, ni lancinante, que se inicia en el cuello y se propaga eventualmente a la zona frontooculotemporal homolateral.
  • Episodios de dolor de duración variable o
  • Dolor fluctuante a continuo.

5. Otras características relevantes

  • Escaso efecto o ningún efecto de la indometacina.
  • Escaso efecto o ningún efecto de la ergotamina y del sumatripán.
  • Sexo femenino.
  • Antecedentes de traumatismo cervical o cefálico, normalmente de grado grave.
    (Los puntos 4 y 5 no son obligatorios).

6. Otras características de menor importancia

Síntomas concomitantes que sólo están presentes ocasionalmente y de carácter moderado:

  • Náuseas.
  • Fonofobia y fotofobia.
  • Mareo.
  • Visión borrosa.
  • Dificultades para tragar.
  • Edema homolateral, sobre todo en el área periocular.

Tratamiento Osteopático

Según la  Asociación Americana de Osteopatía podemos entender por osteopatía al sistema de curación que pone el énfasis principal sobre la integridad estructural del cuerpo. Esta integridad estructural es el factor más importante a mantener.  Rige la buena salud del organismo y evita la enfermedad. De este modo podemos entender que, a través del tratamiento de las estructuras que presentan una disfunción, podemos solucionar o mejorar una patología, como es en este caso, la cefalea cervicogénica y que ,desde el punto de vista de la osteopatía pasa necesariamente por la revisión y tratamiento de las estructuras cervicales implicadas en el desarrollo de la patología. De este modo nadie mejor que el osteópata para evaluar dichas disfunciones y luego tratarlas, ya que nos aseguramos que el profesional ante el que nos encontramos ha superado una formación exigente y del más alto nivel académico y ante el que podemos tener total confianza de poner nuestra salud en sus manos.

Quizás una de las técnicas más utilizadas y conocidas por los osteopátas son las técnicas manipulativas de alta velocidad y baja amplitud (HVLA) de la columna vertebral. Este tipo de técnicas forman parte de la práctica clínica diaria del osteopáta y se han mostrado eficaces en el tratamiento de la patología que nos ocupa.

Mediante estas manipulaciones se obtienen varios efectos que tienen que ver con la mejora del rango de movilidad después da la manipulación, relajación de los tejidos que están inervados por la zona manipulada y mejora de la vascularización por el impacto regulador a nivel neurovegetativo que poseen las manipulaciones vertebrales. De esta forma podemos entender cómo es posible que las manipulaciones vertebrales funcionen de una forma tan notoria en la desaparición o descenso de la sintomatología que acompaña a este síndrome.

Como muestra podemos ofrecer los resultados de varios estudios que utilizaron estas técnicas manipulativas en pacientes con cefalea cervicogénica.

Haas et al. Compararon la eficacia de dos tratamientos de manipulaciones vertebrales y de masajes leves en 60 pacientes con cefalea cervicogénica crónica. En el grupo de pacientes que se aplicó la técnica manipulativa el número medio de cefalea cervicogénica se redujo a la mitad, apareciendo diferencias clínicamente importantes a favor de las manipulaciones vertebrales con respecto al otro grupo de técnicas.

El estudio de Chaibi et al. sugiere una eficacia superior en cuanto frecuencia, duración e intensidad de las manipulaciones en caso de cefalea cervicogénica.

La revisión sistemática de Seffinger y Tang indican que la terapia manual osteopática del raquis cervical en la cefalea cervicogénica es eficaz.

El estudio de Dunning et al.compara los efectos de la manipulación cervical con la movilización cervical y con los ejercicios cervicales en 110 personas con cefalea cervicogénica.  Las personas que recibieron manipulaciones vertebrales torácias y cervicales tuvieron una reducción sensiblemente mayor de la intensidad de la cefalea que los que recibieron la movilización cervical y y los ejercicios cervicales, además de menos frecuencia y menos duración de la cefalea a cada periodo de seguimiento.

Por tanto la osteopatía se muestra como una terapia eficaz y segura para el tratamiento de la cefalea cervicogénica, siendo una terapia de elección en caso de padecer esta patología. Para asegurarnos que el profesional al que nos dirigimos para tratar nuestra dolencia posee una formación de alto nivel debemos asegurarnos que se trata de un fisioterapeuta osteópata, es decir, que además de haber realizado el grado o diplomatura universitaria en fisioterapia ha realizado la formación de postgrado en osteopatía.

Artículo realizado por:

Ramón Mateos Alpuente  (Fisioterapeuta D.O)

¿Tienes este problema?

¡Ponte en las mejores manos!

La Clínica-Escuela de la Escuela de Osteopatía de Madrid ofrece un servicio clínico a través del trabajo profesional de fisioterapeutas finalizando sus estudios en Osteopatía, junto con profesores de la EOM de amplia trayectoria asistencial y docente.

Todavía sin comentarios, ¡sea el primero!

¿Te ha gustado el articulo? Déjanos un comentario.