Trocanteritis de origen dorso-lumbar

trocanteritis

Descubre qué es la troncateritis, cómo identificarla y una vez diagnosticada cómo tratarla correctamente

¿Qué es la trocanteritis?

Cuando una persona padece un dolor a nivel del trocánter mayor  (parte lateral del extremo superior del fémur) el diagnóstico médico más frecuente es el de “trocanteritis”.

Esta trocanteritis puede ser debida a la irritación-inflamación de la inserción de una serie de músculos que se insertan en esta región del fémur. También puede ser debida a la inflamación de la bursa de protección de esta región, cuya misión es evitar que la presión del hueso (superficie dura) ocasione una herida sobre la piel. Cuando se llena esa bolsa, hablamos de bursitis trocantérica.

Cuando existe una afectación del tensor de la fascia lata (frecuentemente en las alteraciones posturales en deportistas), puede generar el síndrome de la fascia lata, que cursa con dolor  que  empieza  en la región del trocánter y puede llegar hasta la cara lateral de la rodilla.

Pero muchas veces es debida a un “Síndrome célulo-perióstico-miálgico” de origen vertebral por alteración facetaria y afección de los nervios que se originan de la charnela dorsolumbar (T12, L1, L2)

¿Qué síntomas tiene el paciente?

El paciente presenta  dolor lumbosacro, glúteo, sacroilíaco, de la cresta iliaca y de la zona trocantérica. Puede ser producido por irritación del nervio raquídeo de los niveles vertebrales T10-T11, T11-T12 y T12-L1. También puede producir dolor en la pared abdominal, fosa iliaca, zona inguinal, zona genital. Por lo que habrá que hacer un diagnóstico diferencial con patología abdominal, lumbar, de caderas, ginecológica y urológica.

Diagnóstico

En cuanto al diagnóstico encontraremos:

  • Dermalgias en la región glútea superior, en la parte inferior del abdomen  y región inguinal y en la región trocantérica
  • Sensibilidad perióstica a nivel del hemipubis homolateral y en las inserciones de los abdominales.
  • Dolor en un punto típico en la cresta ilíaca que se situa a 7-8 cm de la línea media, debido a la compresión de la rama cutánea que proviene de D11, D12 y L1.
  • Aunque el “gold standard” es la infiltración anestésica hecha en el nivel del punto articular posterior.

Tratamiento

El tratamiento consiste en manipulaciones en el segmento toraco-lumbar responsable y la normalización de los tejidos blandos que pueden haber sido causa o consecuencia de la disfunción a este nivel.

Artículo escrito por:

Víctor Manuel Robledo  D.O.

Todavía sin comentarios, ¡sea el primero!

¿Te ha gustado el articulo? Déjanos un comentario.