¿Cómo podemos favorecer el parto con Osteopatía?

El parto humano es un proceso dificultado por la peculiar forma de la pelvis (adaptada a la bipedestación) y por el tamaño de la cabeza fetal la cual tiene que ir adaptándose a los distintos diámetros pélvicos para ir encontrando el camino para descender de forma adecuada.

En el momento del parto, el cuello uterino tiene que haber dilatado unos 10 cm y las articulaciones y ligamentos  pélvicos, gracias a la relaxina que se va segregando a lo largo de todo el embarazo adquieren la capacidad de hacerse más flexibles haciendo que todos los diámetros pélvicos aumenten ligeramente y aumentando aún más si la mujer de forma activa ha trabajado y preparado su cuerpo para el momento del parto.

En el momento del parto vaginal, el bebé tendrá que pasar por el conducto o canal del parto situado en la pelvis menor de forma que atraviese cuello uterino, vagina e hiato genital. Es importante saber que la pelvis menor tiene una forma cilíndrica con una ligera curvatura hacia delante correspondiente a la cara anterior de sacro y cóccix.

De cara a facilitar en parto en lo posible a la mujer, debemos de saber que:

La pelvis menor la podemos dividir en tres zonas:

  • Estrecho superior
  • Estrecho medio o excavación
  • Estrecho inferior

Cada zona tiene unas medidas que podemos medir con la ayuda del pelvímetro y con la exploración intravaginal.

 

Tipos de Pelvis

Los tócologos Caldwell y Moloy perfeccionaron una clasificación de la pelvis que aún se utiliza y se basa en su forma y cuyo conocimiento ayuda al clínico a comprender mejor el mecanismo del trabajo del parto. Se basan en la medición de distintos diámetros.

Así distinguimos varios tipos de pelvis:

Ginecoide: 50% de los casos femeninos.

  • Es la más frecuente en la mujer y la que propicia las rotaciones clásicas de feto en el momento del parto, es la considerada más adecuada para la evolución espontanea del parto vaginal.
  • Se caracteriza por que el estrecho superior tiene forma redondeada o ligeramente ovalada. El diámetro transverso del estrecho superior tiene una longitud igual o superior que el diámetro antero-posterior.
  • Las paredes laterales de la pelvis son rectas y paralelas.
  • Las espinas ciáticas no son prominentes.
  • La escotadura sacrociática es redondeada.
  • El sacro tiene una longitud e inclinación adecuadas y su cara anterior es cóncava. El arco subpúbico es amplio, con un ángulo de alrededor de 90º.
  • La presentación se introduce en la pelvis haciendo coincidir la sutura sagital con el diámetro transverso o con uno de los diámetros oblicuos del estrecho superior; el parto evoluciona con rotación interna a posición occípito-anterior.

Androide o infundibuliforme: 20% de los casos femeninos.

  • Es una pelvis que recuerda a la pelvis masculina. Todos los diámetros son insuficientes. Es una pelvis estrecha transversalmente, el diámetro transverso máximo queda muy atrás, muy cerca del promontorio, por lo que no es aprovechable para el encajamiento.
  • El sacro es largo y las paredes convergen en forma de embudo.
  • Las espinas ciáticas son prominentes, las escotaduras ciáticas cerradas y  el ángulo subpúbico es agudo, siendo el diámetro biisquiático reducido haciendo que el descenso fetal sea más lento y que el feto se pueda encajar en transverso u occipitoposterior con posibilidad de parto instrumentalizado o cesárea.

Antropoide: 25% de los casos femeninos.

  • Es también una pelvis estrecha transversalmente. En su estrecho superior, el diámetro anteroposterior es mayor que el  transverso.
  • Las escotaduras ciáticas son grandes y el sacro estrecho, resultando una pelvis larga. Las paredes laterales de la pelvis son paralelas.
  • Las espinas ciáticas no son prominentes, pero puede existir cierta reducción del diámetro interespinoso por la morfología general de la pelvis.
  • El ángulo subpúbico es normal o algo reducido.
  • Platipeloide: 5% de los casos femeninos.
  • Existe una disminución de los diámetros antero-posteriores con un aumento relativo de los transversos. Se caracteriza por su forma ovalada con predominio transversal. El diámetro transverso es largo y mayor que el diámetro antero posterior que es reducido, al que corta cerca de su punto medio;
  • La escotadura sacrociática es estrecha.
  • El sacro suele ser plano y recto, de longitud normal y algo inclinado hacia delante, por lo que el diámetro antero-posterior del estrecho superior es algo más corto que el estrecho inferior. El ángulo subpúbico es obtuso.
  • No favorable para el trabajo de parto, posible encajamiento transverso con gran asinclitismo. Generalmente retraso en progreso del estrecho superior y cesárea.

Cada una tiene unas características así que dependiendo del tipo de pelvis que tenga nuestra embarazada y las medidas que hayamos conseguido midiendo los diámetros pélvicos sabremos qué estructuras musculares, ligamentosas y fasciales tendremos que trabajar para que la pelvis se adapte a la cabeza y cuerpo del bebé y sea así menos doloroso.

tipos-pelvis

Exploración

Desde el punto de vista osteopático, se puede plantear el siguiente tratamiento  osteopático en una embarazada que se encuentre en el segundo o tercer trimestre:

Valoración de:

  • Articulación sacro-ilíaca, lumbares, dorsales, cervicales y charnelas
  • Ligamentos iliolumbares, sacroilíacos posteriores, sacrociáticos y sacrotuberosos(estos dos últimos los valoraremos de forma externa y de forma intravaginal)
  • Puntos dolorosos en musculatura externa directamente implicada con la pelvis como diafragma, psoas, cuadrado lumbar, erectores del tronco, piramidales, glúteos, dorsal ancho, recto abdominal y oblícuo externo (estos últimos por pertenecer al sistema fascial superficial y su implicación en aumentar la diástasis si no están relajados).
  • Puntos dolorosos de musculatura interna perineal como pubococcigeo, isquiococcigeo, ileococcigeo, obturador interno…
  • Movilidad del cóccix de forma intravaginal a la vez que valoramos la tensión que puede presentar la musculatura profunda y superficial perineal.

Recordamos que es importante que sacro e ilíacos se muevan bien para hacer la contranutación y nutación necesarias en el momento del parto para así facilitar el avance del feto por el canal del parto.

Tratamiento:

  • Manipulación de la ASI con técnicas de thrust para ilíacos o sacro
  • Manipulación del raquis lumbar con una técnica delumball roll invertido o lumball roll con palanca superior.
  • Manipulación de charnela toraco-lumbar
  • Manipulación raquis dorsal bajo con la técnica de lift off o para raquis dorsal alto con dog tecnic enflex/ext/ bilateral o unilateral en supino.
  • Manipulación charnela cervico-torácica
  • Manipulación C0-C1
  • Técnica articulatoria para la ASI
  • Técnica de Cathie para ligamentos iliolumbares y sacroilíacos anteriores
  • Jones para ligamentos sacroilíacos posteriores en decúbito lateral
  • Técnicas de músculo-energia para trabajar la RE –RI-RA y RP
  • Tratamiento muscular de toda la musculatura que hayamos encontrado en disfunción bien con técnicas de stretching, musculo-energía, Jones..
  • Stretching de la fosa isquiorrectal en decúbito lateral
  • Trabajar la fascia glútea, del TFL, fascia abdominal superficial (fascia del recto abdominal (que se continúa con fascia de Scarpa, Camper y Dartos) y fascia del oblícuo externo),  fascia dorso-lumbar, pilares del diafragma y fascia del cuadrado lumbar.
  • Stretching del diafragma
  • Técnica fascial para el cuadrado lumbar
  • Técnicas intravaginales:
    • Técnica articulatoria de la articulación sacro-cóccigea en flex-ext
    • Tratamiento de ligamentos sacro-ciáticos y sacro-tuberosos
    • Relajación musculatura profunda y superficial del periné
  • Relajación miofascial en decúbito supino
  • Descompresión de L5-sacro y descompresión de ambas ASI
  • Equilibración de la SEB las últimas tres semanas de embarazo
  • Equilibración del ritmo cráneo-sacro en decúbito lateral
  • Equilibración madre – feto en cuadrupedia

Lógicamente no vamos a aplicar todo este protocolo en una primera sesión. Adaptaremos las técnicas a las principales disfunciones que hayamos encontrado en nuestra paciente pero sí es importante lograr una buena movilidad articular dorsal, lumbar y pélvica para que el parto se vea favorecido.

Bibliografía

  • F.Gary Cunningham, Kenneth J. Leveno, Steven I. Bloom, John C. Hauth, Dwight J. Rouse, Catherine y Spong. Williams Obstetricia. Editorial Mc Graw Gill. 2010
  • Martinez Loza E. Tratamiento Osteopático de la Mujer:  infertilidad funcional, embarazo y postparto. Editorial Medos. 200
  • Carolina Walker: Fisioterapia en Obstetricia y Uroginecología. Editorial ElsevierMasson, 201
  • Blandine Calais-Germain: Anatomía del movimiento “el periné femenino y el parto”. Editorial la liebre de marzo, 2016
  • Blandine Calais-Germain: La Pelvis Femenina “Parir en Movimiento”
  • Kapandji AL.: Fisiología articular. Editorial Médica Panamericana, 1998
  • Vecino Rodriguez A, Martinez Loza E. Modificaciones inmediatas en la dinámica uterina tras la realización de la técnica de equilibración de la sincondrosisesfenobasilar según Upledger. Tesis para la obtención del D.O. 2006
  • Gonzalez  J, Del Sol  J.R. Obstetricia. 2 ed. Barcelona: Salvat   editores S.A.; 1985.
  • Grupo de trabajo sobre asistencia al parto y puerperio normal, sección de medicina perinatal de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Manual de asistencia al parto y puerperio normal. 2 ed. Zaragoza: E. Fabre. Gonzalez; 1996.
  • Penalva Lozano A. Estudio osteométrico de la pelvis femenina en una población del levante español vs. Tipo de parto y bienestar neonatal. Universidad de Alicante, Campus de SantVicent del Raspeig.
  • Carvajal Oviedo, Hugo Eduardo; Chambi cahuana, Gladys Betty y Vaca Paredes de Carrasco, Shirley. Descripción anatómica de la pelvis obstétrica y exámenpelvimétrico en mujeres embarazadas. Arch. Med (on-line) 2012, vol 18, n86. (citado 2018-07-24), pp. 37-52

Artículo escrito por  Marina Gómez Poveda.

Profesora ayudante de la EOM a nivel nacional

 

Más información y vídeos aquí

Todavía sin comentarios, ¡sea el primero!

¿Te ha gustado el articulo? Déjanos un comentario.