osteopata-en-honduras

Un Osteópata de viaje por Honduras…

EOM Noticias

En 2015 las Naciones Unidas aprobaron “la agenda de desarrollo para 2030”, con 17 Objetivos sobre Desarrollo Sostenible y con el desafío de no dejar a nadie atrás, especialmente a los colectivos más vulnerables. Entre los rasgos que distinguen la Agenda 2030, se encuentra un apartado sobre responsabilidades compartidas que manifiesta que, aunque la principal responsabilidad recae en los Estados, el cumplimiento de los ODS exige una mayor implicación por parte de todos los actores y una mayor coordinación.

El ODS3 (salud y bienestar), aporta algunas cifras: Al menos 400 millones de personas no tienen acceso a servicios de salud básicos, el 40% carece de protección social y más de 1,6 mil millones de personas viven en ambientes frágiles, donde las crisis prolongadas combinadas con servicios sanitarios precarios, presentan un desafío significativo para la salud global.

La alianza multi-actor en la que EOM colabora con la cooperativa Coacehl y alcaldías de municipios hondureños, tiene como objetivo mejorar la salud de las personas en Honduras, así como desarrollar estrategias para la prevención y promoción de la salud.

Oriol Cedó Ferré, alumno de la EOM, ha viajado a Tegucigalpa para atender pacientes a lo largo de 12 días, y ya de vuelta nos cuenta su experiencia…

Experiencia de Oriol Cedoferre por Honduras

Antes de nada me gustaría agradecer a María Almazán de la EOM, por ayudar en esta colaboración y por su interés en cómo se ha desarrollado el viaje, y a Jorge, compañero de COACEHL,  que tanto se ha preocupado en que mi experiencia fuera la mejor posible.

He querido explicar el viaje a mi modo, y que cada uno se quede con aquello que más le guste.

28 de noviembre

Empecé mi viaje el jueves 28 de Noviembre, llegando a mediodía a Tegucigalpa, y ¡lo primero que me encuentro es una vista muy bonita de una ciudad enorme! y  una pista chiquitita en medio de la ciudad, donde me comentan mis compañeros de vuelo que es donde aterrizamos… (miedo).

Pero un gran piloto hace que la pista sea como una buena autopista española, aplausos y llegamos al país, donde Jorge, responsable del Departamento de Responsabilidad social de Coacehl, ya me está esperando.  Primera parada: conocer la centralita de COACEHL, un edificio moderno lleno de gente que como buenos anfitriones,  no paran de desearme una buena estancia en el país. Después de conocer  como a 100 trabajadores, mi primera impresión es que Jorge es muy querido en su lugar de trabajo, ¡creo que al ingeniero se le tiene mucha estima y eso hizo que me sintiera más seguro!

Me lleva a cenar un plato típico, carne de res con frijoles y banano, y como no podía ser de otro modo, acompañado de una Salva Vida. Ir a Honduras y no probar esta cerveza es delito. Luego me llevan al hotel, Honduras Maya, creo que estaré muy bien atendido estos días viendo mi nueva casa.

29 de noviembre

Me levantan pronto y me llevan al infierno, sí, al infierno, y no es algo que me invente yo, es que a la zona sur del país la llaman así.  Nos vamos a Goascorán, un pueblo cerca de la frontera con El Salvador, donde el clima es caliente, muy caliente,  y donde vamos a asistir a un cabildo de educación. Para quien no sepa que es un cabildo, es una reunión como de fin de curso de profesores, autoridades e invitados, entre ellos Jorge. Aprovechamos para visitar el centro médico del pueblo, y allí me doy cuenta de que en España, por mucha lista de espera que haya, por muchas habitaciones que haya cerradas, o enfermeros y fisioterapeutas mal pagados, estamos en un lugar privilegiado. COACEHL ha ayudado a que el centro disponga de aire acondicionado para la zona de vacunas, pero aún así hace falta más trabajo, adecuar más zonas, con material y manos, para que la sanidad llegue a estos pueblos. No sabría cómo explicarlo, creo que hay que verlo en persona para entenderlo.

Nos vamos a San Lorenzo a almorzar, que aquí en España sería la comida, un pescado frito y otra Salva Vida, y vuelta a la capital. Un bonito viaje, algo largo, pero donde siempre hubo tiempo para probar dulces en paraditas cerca de la carretera.

30 de noviembre

¡Nos levantamos el sábado y nos vamos a trabajar, primeros pacientes al fin! Atendemos a trabajadores y colaboradores de la cooperativa durante toda la mañana, y si os preguntáis por el tipo de pacientes, un poco como en casa, trabajos de oficina con  vida sedentaria. La única diferencia, ¡que aquí se come el triple y eso hace que la mayoría tenga unos kilitos de más! Que como todos sabemos de poco ayudan. Por la tarde me envían a dar una vuelta por la capital, a ver el Cristo de Picacho, unas vistas increíbles sobre la ciudad, y al centro donde encuentro un mercadillo, y aprovecho para hacer mis primeras compras.

01 de diciembre

Domingo fiesta, no trabajo, pero no descanso, una compañera de COACEHL me lleva con dos amigos al lago Yojoa y a las cataratas de Pulapanzak, oigan, OBLIGATORIO ir a estos lugares, no mucha gente puede decir que se ha bañado en un río en Centroamérica. Aprovechan la excusa de que no he probado comidas y bebidas típicas para pegarse un buen festín, chicharrones, alcitrones y como olvidar distintas marcas de cerveza local.

02 y 03 de diciembre

Lunes y martes, monótonos, atiendo durante todo el día en la oficina de la capital, mismo tipo de pacientes.  Aprovecho esta pausa para hablaros de mi despacho en el  edificio de Coacehl, donde tienen una salita con una camilla y varios posters que supongo que han hecho ellos mismos y que han habilitado para los voluntarios de la EOM; un orgullo poder trabajar allí en nombre de la Escuela.

04 de diciembre

Miércoles me dicen que me voy unos días de la capital, y me da pena ya que en el hotel se estaba muy bien.  Cada día probaba diferentes platos típicos y al final, las camareras del hotel ya me conocían y me recomendaban las mejores comidas del lugar. Como dije antes muy amable toda la gente del país. Me llevan a Comayagua, antigua capital del país,  con un estilo colonial muy bonito, casitas bajas, una iglesia preciosa al lado de la alcaldía, y con una antigua casa real donde voy a atender durante dos días. Aquí Jorge me abandona y en su lugar ocupa el puesto Jeamy, una trabajadora de la cooperativa del mismo departamento de Responsabilidad Social,   Alex, nuestro motorista con un sentido del humor increíble, y a su lado, un grupo de médicos y enfermeros del centro médico que atenderán conmigo a lo largo del día en la feria de salud.

Miércoles atiendo a los miembros de la alcaldía, más variedad de patologías, no voy a exponer caso por caso, pero  te das cuenta que el país necesita algún consejo sobre nutrición.

05 de diciembre

Jueves a la feria pero, ¿qué es exactamente? Es como un chequeo general organizado por la cooperativa para los maestros y familiares de la zona, donde se realizan análisis de sangre, Doppler, limpieza bucal, etc. una manera de acercar la salud en aquellos lugares donde podría ser más complicado, y aquí estoy yo, explicando que es la osteopatía y atendiendo algún que otro caso, más de 20 pacientes en el mismo día. Aburrirse uno allí, no se aburre.

06 de diciembre

Viernes nos vamos a la Esperanza, me dicen que aquí tendré frío. 21º para mí no es frío, ¡pero para ellos agarren las bufandas oiga! Atiendo en la sede de la cooperativa del pueblo y por la tarde ayudo a preparar la feria, esta vez la organizamos en el colegio del municipio, oportunidad de ver que en educación también hay por donde ayudar, material viejo, aulas saturadas, pero allá donde voy me acogen con una sonrisa.

07 de diciembre

Sábado atiendo en la feria, un poco más de lo mismo, explicar y dar a conocer la osteopatía y atender lo que pueda, y regresamos a la capital… Que viaje más largo, como unas 6 horas de bus, pero me comentan que mi compañero Alejandro, que estuvo de voluntario antes que yo tuvo un viaje el doble de largo, demos las gracias que yo no lo sufrí.

08 de diciembre

Domingo fiesta, mañana en la piscina, estoy más moreno en diciembre que en verano, pero se aprovecha para descansar, y por la tarde me invitan los del centro médico donde estuve los anteriores días, a ver el partido de la final de fútbol de Honduras, al estadio nacional, ¡lleno de gente y a animar a Olimpia que gana su 31 copa!

09 de diciembre

Lunes a visitar el Hospital de San Felipe, donde vemos como trabaja uno de los hospitales más importantes del país y el ARCA de Honduras, una asociación de personas discapacitadas. Hablamos de todos los aspectos en los que tenemos que mejorar y futuros proyectos en estos centros, supongo que será trabajo para futuros voluntarios.

Último día

Martes me despido de todo el equipo y vuelta a casa.

¡Una experiencia sobre la que podría estar horas contando detalles pero que, no quiero aburrir a nadie, solo diré que quiero volver pronto!

¡Y os animo a esta aventura!

¿Quieres hacer un voluntariado?

Fomentamos que nuestros alumnos tengan la oportunidad de vivir experiencias profesionales en otros lugares. Enriquece tu crecimiento profesional y personal.

Os dejamos aquí algunos enlaces a artículos relacionados...

¡Un año más, la EOM en el SIR IBER Scimago Ranking 2019!
Runners for Ethiopia 2020

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú